El hilo amarillo

Estoy usando hilo amarillo para unir los cuadrados de la colcha, y no precisamente para que pase desapercibido entre los colores predominantes, sino por todo lo contrario. Cuando coso a mano, a veces me gusta que se noten las puntadas. Algo paradójico, tratándose de puntadas invisibles.

No lo hago con todas, solo algunas puntadas de vez en cuando, para que no produzcan demasiado ruido, pero sí que dejen el recuerdo de lo hecho a mano, de lo imperfecto. De esas épocas en que se remendaba con el hilo más similar que se encontrase a mano, pero que no se podía comprar uno nuevo cada vez.

Esto me ha recordado los textiles boro, tan codiciados en Japón. Y también me ha venido a la mente la leyenda japonesa sobre el hilo rojo del destino. Sobre esta último no, pero sobre los boro intentaré escribir un post algún día, porque hace tiempo que me fascinan.

cross II_29_20150616 - Version 2

cross II_30_20150616 - Version 2

cross II_21_20150616 - Version 2

cross II_28_20150616 - Version 2

Y estos son más artículos relacionados:
Si te ha gustado, me haría muy feliz que lo lanzaras al mundo desde tus redes sociales, usando uno de estos botoncitos 😊 👇