Espíritu de contradicción

Hace poco me aficioné al blog In fashion with you, que habla con mucha gracia de más cosas que de moda. Últimamente veo que me gustan dos tipos de blogs muy distintos: los que, como éste o el de Lucía Be, llenan mi faceta más superficial, me hacen enterarme de las últimas tendencias, me cuentan historias divertidas con las que me identifico, y me entretienen mucho. Y los que casi (o algunas veces) no cuentan nada, casi no muestran nada, pero te llenan el espíritu con sus imágenes y su forma profunda y pausada de ver el mundo y me hacen reflexionar, como los blogs de Caterina Pérez, de Verónica Moar y de Mendruga.

Según el día me apetecen más unos u otros y voy distribuyendo su lectura según mi estado de ánimo.

El otro día leía en In fashion with you la entrada 50 cosas que me gustan y en cuanto la acabé, pensé: pues me apetece escribir un post así. Me parece casi un reto encontrar 50 cosas que me gusten, no sé si llegaría a tanto… Pero al volver a pensar en ello a los pocos días, me pareció una tontería de idea. Un post más siguiendo los consejos de los expertos en comunicación blogueril: “temas sobre los que escribir cuando no se te ocurre nada”.

Pero como soy así de contradictoria, como te decía, vuelvo a pensar que no hay que tomarse estas cosas tan en serio, que cuando algo me divierte, me divierte, aunque lo normal va a ser que otro día que tenga una nube sobre mi cabeza lo voy a ver absurdo. ¡Así que no te extrañes si un día de estos te “deleito” con una lista de comerse mucho la cabeza pero de pasar un buen rato y , como dice Lucía Be, hacer de la vida una verbena!

Y esta foto no tiene nada que ver. Es mi baúl antiguo de madera de castaño y la he puesto porque me ha apetecido. ¡Ala!

detalles_31_20140103 - Version 2

Y estos son más artículos relacionados:
Si te ha gustado, me haría muy feliz que lo lanzaras al mundo desde tus redes sociales, usando uno de estos botoncitos 😊 👇