El verano de mi vida

Quizás sea muy atrevido decir que este ha sido el verano de mi vida. ¿O es que me estoy olvidando de esos interminables de la adolescencia que empezaban el 20 de junio y acababan en octubre y en los que solo tocaba ser feliz en la playa, con las amigas, los libros y todo lo demás?

No sabría decir cuál es el number one de todos, pero éste se acerca mucho. Porque ha sido el verano de trabajar para cumplir los sueños. Esto de los sueños suena un poco manido, pero yo últimamente me lo repito mucho. Resulta que hace años pensaba que no tenía ninguno, porque no me atrevía a desear nada que no creyese que estaba a mi alcance. No es que no fuese ambiciosa, pero me esforzaba más en cumplir obligaciones reales que en ponerme metas que yo consideraba románticas o poco realistas. El caso es que para mí ha sido verdaderamente importante trabajar por algo que salga verdaderamente de mí, de mi pasión y mi motivación.

También ha sido el verano de viajar. Después de casi dos años sin moverme de la ciudad, estos meses no he parado. He cogido aviones (muchos, tantos que me he hartado de verdad), me he movido por carretera, en zonas de mar y de interior, en la ciudad y en el pueblo, en España y fuera de ella. Necesitaba muchísimo salir de mi círculo más cercano y cambiar de aires y lo mejor de todo es que ahora ya necesito quedarme parada y volver a la rutina.

Ha sido el verano de aprender, de contactar, de salir de mi zona de confort y de plantearme ver algunas cosas de otra manera. De esto saldrán nuevos planes para el curso que viene y algunos espero que se reflejen en el blog.

Ha sido el verano de darle la bienvenida a Sofía . Curioso ver cómo aparece alguien en tu vida que ayer no estaba y que se quedará para siempre, ¿verdad?

También ha sido un verano en el que he renunciado a algunas cosas. Mis plantas están más feas que nunca. Exceptuando los días que pasé en Menorca (¡y qué días!), prácticamente no he ido a la playa, cosa que había hecho todos los veranos de mi vida porque siempre la he tenido muy cerquita. He visto poco a amigos y familia. No me he cuidado nada en lo que se refiere a ejercicio y alimentación. Todas estas, excepto la playa, están ya en mi lista de actividades y hábitos que retomar para el nuevo curso. Ya te dije en este post que cuando me enfrasco no soy capaz de dedicarme a varios proyectos a la vez.

Y tú ¿has tenido un verano especial? ¿Te ha servido para introducir cambios en tu vida?

menorca_44_15072016.jpg

menorca_127_17072016.jpg

menorca_150_18072016.jpg

menorca_183_19072016.jpg

menorca_157_18072016.jpg

menorca_200_19072016.jpg

+menorca_133_17072016.jpg

Y estos son más artículos relacionados:
Si te ha gustado, me haría muy feliz que lo lanzaras al mundo desde tus redes sociales, usando uno de estos botoncitos 😊 👇